domingo, 10 de abril de 2011

¿QUIÉN ES EL ENEMIGO?


Y
a se lo decimos. ETA. Los pistoleros son los que tendrían que haber estado ayer en Madrid en el punto de mira de los miles de manifestantes que llenaron las calles de la capital, pero lo curioso fue que (no en todos los casos, pero sí en la mayoría), el destinatario de todos los mensajes críticos no eran los terroristas sino el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Es curioso que a una manifestación organizada por las asociaciones de víctimas del terrorismo (un colectivo totalmente fragmentado y en muchos casos enfrentado), acuda la plana mayor del Partido Popular (salvo Rajoy), y que el Gobierno que más cerca está de ver el final de los etarras gracias a la aplicación de la ley, sea el criticado. Probablemente, en España sea el único lugar donde esto ocurra.

Al Gobierno de Zapatero quizás se le pueda discutir el hecho de intentar, hasta las últimas consecuencias, llegar a un diálogo con la banda asesina que la propia ETA no quería consolidar. Lo demostró con el atentado de la T4. Aún así, Zapatero cometió el error de seguir dialogando con ellos. Ese puede haber sido el gran pero que se le puede poner a la gestión de la paz por parte del Ejecutivo socialista.

Pero bien es cierto, que con la aplicación de la ley, ETA está hoy descabezada, deslavazada, inactiva y dubitativa. Las Fuerzas de Seguridad del Estado no cejan en el acoso y derribo de unos terroristas que ven con certeza el final de su sangrienta causa.

La manifestación no ha debido servir a una causa: la de ejecutar a un Gobierno que en ésto, lo está haciendo bien porque siempre ha tenido claro lo que ha hecho y quiere hacer.

También lo tiene claro el PP. Sabe que cualquier excusa para arrinconar y someter a “tortura” al Gobierno, son réditos políticos. Lo lastimoso es que los que dicen ser representantes de las víctimas se dejen utilizar de esta forma por un partido. Al final, lo que muchos presumíamos: del acto de homenaje a las víctimas, al acto de censura hacia un Gobierno que suficiente tiene con lo que tiene.

2 comentarios:

ENRIQUE dijo...

Las críticas al gobierno son por la negociación con los criminales incluso después de la voladura de la T4 y sobre todo por su "colaboración" con la banda en el caso "Faisán" con el fin de que nada detuviera el "proceso de paz"?. El que colabora con asesinos debe acabar en la cárcel y más si se trata de gente que está representando a todo un pueblo y que tiene el deber de defenderlo.

Miguel A. dijo...

La manifestación estaba montada para honrar a las víctimas y solicitar que las marcas de Batasuna no estén en las instituciones. Ahí de acuerdo. No puedo estar de acuerdo con la instrumentalización de las víctimas por parte de un partido político. Y ya digo que el gran error de Zapatero fue querer seguir negociando con estos tipos incluso después de la T4. Ahí se equivocó gravemente, pero de ahí a tildarlo de asesino, va un mundo. Gracias por tu comentario.